A veces, no es fácil comenzar un camino, una aventura, los motivos que nos empujan son variados. En nuestro caso provenimos de generaciones de viticultores y bodegueros asentados en estos parajes. Cuando se recibe esa herencia no queda otro camino que continuar

Ese germen romántico y nada convencional es el que dio origen a este proyecto, ciertamente es pequeño en cuanto a su tamaño pero la determinación que tenemos es la que nos ha llevado a continuar lo que otros comenzaron hace ya bastante tiempo.

 

Nuestra bodega tiene mucho que ver con el entorno, con el mundo sostenible, somos una mezcla de tradición y modernidad, aunamos dos maneras de pensar. Nuestro lema es respeta hoy para poder tener un mañana.

El resultado de nuestros vino lo dice todo, es nuestra diferencia. Aquéllos que los degustan los valoran y disfrutan con ellos.